lunes, 18 de febrero de 2013

Desmontando 5 tópicos educativos

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: Ahora los niños trabajan como si yo no existiera.” María Montessori

Dicen que las personas somos lo que comemos (cuerpo), y yo añadiría que también somos el resultado del tipo de educación que hemos recibido (mente). Las buenas prácticas educativas dejan huella, dejan la impronta necesaria para que las personas podamos desarrollarnos de forma autónoma a la largo de nuestra vida. En cambio, las malas prácticas educativas dejan cicatrices que impiden que las personas alcancemos nuestra máxima plenitud, limitándonos e impidiéndonos la adaptación a situaciones cambiantes.
Todos tenemos en nuestro interior huellas y cicatrices educativas. Eso es inevitable en un proceso tan complejo como es el aprendizaje. Por ello, es necesario que tratemos de identificarlas: las huellas para seguirlas y encontrar el camino correcto; las cicatrices para intentar curarlas y que no nos impidan avanzar.
El problema para los educadores es saber si nuestra acción educativa deja huellas o cicatrices (entendamos educadores en sentido amplio ya sea desde la familia, la escuela o la “tribu”). Porque partamos de la premisa de que ningún educador pretende dejar cicatrices de forma consciente, sino más bien al contrario todo educador pretende dejar huella.
Al margen de la familia y la tribu, me gustaría desenmascarar 5 tópicos educativos escolares que, sin ser conscientes, pueden causar cicatrices:

1.    El silencio, la quietud y la solitud son condiciones inherentes al aprendizaje. Estudiar, como se ha entendido tradicionalmente, tiene un punto de postración donde todo el esfuerzo requerido es mental y el cuerpo debe permanecer inmóvil. Se premia la quietud y se castiga el movimiento. En realidad, el aprendizaje puede y debe ser compartido, colaborativo y puede y debe requerir de diferentes acciones simultáneas para que resulte significativo para el alumno. La acción lleva al conocimiento.
2.    Aprender en la escuela es necesariamente aburrido y necesita obligatoriamente de un punto de sacrificio por parte del alumno, que debe disciplinarse para sobrellevar el aburrimiento. Quizás sea este el motivo por el que a los alumnos no les guste la escuela. La diversión, la sorpresa, el entretenimiento no están reñidos con el aprendizaje, al contrario, son elementos indispensables para alcanzarlo, pues predisponen y motivan al alumno y lo hacen significativo.
3.    Todos debemos aprender lo mismo y de la misma forma (“porque lo dice el currículum” se justifican muchos profesores). Se tiene miedo a lo diferente, a buscar soluciones personales y creativas, se castiga lo que se escapa de la norma, de lo estipulado. En la educación tradicional se te juzga como bueno si eres mejor que otros y como malo, si eres peor. El referente del éxito educativo nunca es uno mismo. Enseñar a cada alumno para que desarrolle su talento individual y le saque el máximo provecho es lo mejor para el individuo y para la sociedad.
4.    Los alumnos tienen la mente en blanco, vacía si se entiende como un recipiente, y debemos llenarla de datos. Si las cosas no se saben de memoria, los alumnos no saben nada. La memoria es importante y debe trabajarse en la escuela pero como una capacidad más, no como la única capacidad para alcanzar el aprendizaje. Pero hoy, con la infoxicación de datos existentes y su volatilidad, es más importante disponer de las competencias necesarias para manejarse con ellos que no el tenerlos almacenados en nuestra mente.
5.    Los niños sueñan con dragones y pelotas, las niñas con princesas y muñecas. Reforzar estos estereotipos limita el desarrollo, el potencial de los alumnos. Limitar la educación de nuestros niños y niñas a causa de estereotipos sexistas es hacerle un flaco favor a la sociedad, ya que impide que desarrollen su máximo potencial como personas. Dejemos que cada cual desarrolle sus potencialidades en función de sus intereses y no las limitemos a causa de nuestra miopía.
La única forma de cambiar nuestra manera de educar es desmontando lo que sabemos, ponerlo en tela de juicio, deconstruir nuestra práctica docente para poder hacer las cosas de forma distinta, quizás un poco mejor.

P.D.: Añado con fecha 27 de junio de 2013 un video realizado por Dielmer Fdo Giraldo (@Dielmer) sobre este post, con mi agradecimiento:

19 comentarios:

  1. Lástima que todas estas reflexiones, todas estas experiencias que dibujan y sintetizan nuestra práctica docente diaria, no las lleguen a compartir todos nuestros compañeros. Detrás de este "desmontaje" certero, se abre con rabiosa urgencia, una necesaria renovación metodológica y pedagógica. Pero tenemos que crear sinergias que promuevan y generen este cambio en la mayor parte de nuestros claustros. Muchas veces, la soledad del docente es el reflejo de la inoperancia y conformismo de un equipo educativo, que ha claudicado con su interés y motivación, con la ilusión y compromiso con la "mejora". No obstante, las líneas que propones son y deben ser acicates para seguir dando lo mejor de nosotros mismos a nuestros alumnos, aunque en alguna ocasión nos sintamos solos o seamos "esos locos que...".
    Irradiemos tal pasión por la educación que nuestros alumnos disfruten y se diviertan aprendiendo a aprender; y que nuestros compañeros sean capaces de hacer de su visión educativa la confirmación de aquella misión vocacional que adquirieron el mismo día que dieron el "sí quiero" a la educación y a sus protagonistas: nuestros alumnos.
    Nuevamente, GRACIAS por "sembrar" ilusiones en corazones inquietos por el cambio educativo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si conseguimos unir la pasión por educar con una formación adecuada, si conseguimos juntar vocación con talento... qué distinto sería todo.
      Gracias por tus siempre acertados comentarios.

      Eliminar
  2. Gracias Salvador por esta entrada tan clara y sugerente. Un buen material para compartir con los compañeros de claustro y promover el debate. Creo que el cambio y la innovación educativa pasa por la transformación de las culturas grupales. Tu señalas aspectos claves para este cambio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todo grupo siempre hay algún individuo que debe empujar más fuerte que los demás para provocar el cambio. De estos debería haber unos cuantos por cada centro educativo. Gracias a ti por el comentario.

      Eliminar
    2. Felicitaciones por tus tan reales artículos. En ellos existen verdades que hace reflexionar al docente.

      Eliminar
  3. A veces pienso que es el miedo el que nos limita. Los mitos, los tópicos, en educación y en todos los órdenes, nos dan seguridad. Pero muchos pensamos (sentimos) que la única seguridad que tenemos ahora es la de saber que hay una pila de cosas que debemos cambiar aquí, ahora, nosotros.
    Gracias por la reflexión.
    @miamiguel

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Todos los docentes debemos leer estos tan importantes atículos.

      Eliminar
  5. Salvador
    estoy totalmente de acuerdo con tu reflexion i critica al sistema educativo estatico...con esencia de la educacion de la epoca industrial....wue no trnia mas interes que crear obreros y trabajadores obediente capacrs de reproducir aquello que se les ordenase ...eso si...con el minimo tiempo posible...dando el valor a la productividad...en vez de darsela a la inovacion a la creatividad i a la flexibilidad.
    En esta busqueda por una educaciin rica en creatividad dialogo y participacion de todos pos agentes implicafos en la educación he legado hasta las "comunidades de aprendezaje" Ramon Flecha . Donde se fomenta la vision critica i el aprendizaje dialógico.
    os invito a que consulteis esta corriente pedagógica i las escuelas en donde se aplica. forma parte de los projectos exit de educacion avalados por "crea".
    Un saludo!
    @sandraboloix

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con esta reflexión.Como todas las que haces me parece estupenda.

    ResponderEliminar
  7. Tirar esas 5 ideas es como derribar los 5 pilares sobre los cuales la educación actual está cimentada. Imposible no, pero conllevará un gran esfuerzo.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por los comentarios! En nuestra escuela empezamos a cambiar en esta línea hace dos años y los resultados son muy gratos. Si os interesa pasaros por
    http://www.educacioilestic.cat/2013/05/la-historia-duna-escola-que-va-aprendre.html

    ResponderEliminar
  9. "Mens sana in corpore sano"
    ¿La escuela de hoy en día está cambiando... o volviendo a ser lo que era?

    ResponderEliminar
  10. Gracias Salvador por tan valiosas reflexiones!!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Salvador ,
    Acabo de descubrir tu blog y deseo felicitarte . Un gran trabajo , reflexivo , excelente !
    Felicitats i endavant!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies. Un placer compatir sobre educación. Saludos

      Eliminar
  12. Excelente, la educación es una puerta abierta a la libertad, pero educar es tener un compromiso y convicción...

    ResponderEliminar